El objetivo era que Sakanpea fuera una Plaza Viva y, entre mucha gente, de forma participativa, ¡lo hemos conseguido! El Cuervo Blanco, el Ayuntamiento de Ansoáin… y, sobre todo, han sido los y las txikis del pueblo quienes han llenado la plaza de color para jugar allí de forma segura, activa y creativa.