Monumentos

PALACIO

El Palacio de este lugar figuraba como el Cabo de Armería en la nómina oficial del Reino. En 1614 se otorgó la prerrogativa de asiento en cortes a su dueño Luis de Barros.

En 1665 pertenecía a Miguel de Iribas y en 1681 a su sucesor José de Iribas. En 1749 y 1758, solicitó el rebate de cuarteles Francisco de Iribas. En 1783 José de Iribas y Rada. Y en 1799 lo obtuvo Manuel María de Iribas.

El escudo primitivo, según figura en el Libro de Armería, era cortado: de oro, con dos lobos de sable, y debajo, en campo de gules, un creciente volteado de plata. En su interior, las dependencias se organizan en torno a un patio central, quizá de origen medieval, con una ampliación del siglo XVIII. En uno de sus lados figura un gran escudo sobre cartela de cueros retorcidos, con yelmo por timbre y campo partido: a la izquierda un aspa y cuatro fajas en alternancia con hilera de estrellas; el cuartel de la derecha es subcortado y presenta las armas propias del palacio, dos lobos y un creciente ranversado.

ERMITA DE SAN MIGUEL

Muy próxima al pueblo se localiza esta ermita de origen medieval actualmente transformada en vivienda.

La planta dibuja una sencilla nave rectangular de cuatro tramos que se estructuran al exterior separados por tres contrafuertes. Los muros de sillajero se cubren mediante un tejado a dos aguas.

Procedentes de esta ermita el Museo Diocesano cuenta con dos tallas de bulto de San José y de la Virgen.

PARROQUIA DEL PUEBLO VIEJO

Situado en el Casco Antiguo. Edificio de origen medieval, de fines del siglo XII. Se sabe que entre 1555 y 1558, el Obispo don Álvaro de Moscoso, dio licencia para la edificación de la parroquia. La planta configura una nave rectangular de tres tramos más cabecera recta muy profunda y dos pequeños nichos de medio punto practicados en el tramo inmediato al presbiterio.

san cosme - copia

Los muros de sillarejo dan paso a las cubiertas, cuatro bóvedas de terceletes modernas, aunque imitando modelos propios del siglo XVI, sostenidas por tres fajones de medio punto; a la altura del arranque de los arcos corre una imposta lisa por todo el perímetro del templo. Los nichos se cubren con arcos de medio punto cuyo intradós se decora con motivos geométricos propios del siglo XVII. A los pies se localiza el coro de obra y el cilindro que alberga la escalera de caracol medieval de subida a la torre.san cosme1 - copia

La sacristía, es una estancia cuadrada con techumbre a cielo raso que se adosa a la cabecera por el lado de la Epístola.

En el Sotocoro se guarda la pila bautismal de piedra de época medieval, con una taza circular lisa y repintada que descansa sobre un fuste prismático, un pedestal cuadrado y una base circular.

PARROQUIA SAN COSME Y SAN DAMIÁN

Situada en el Casco Urbano.

Construida en el año 1996 por los arquitectos Luis Tabuenca y Fermín Saralegui.altar

Un elemento singular que, en cierta medida identifica esta construcción, es la gran cubierta metálica que corona el volumen de la Iglesia Mayor, una cubierta cónica diseñada con un novedoso sistema de escamas de acero inoxidable y un lucernario que se abre a la altura del presbiterio.

Destaca el falso techo de la Iglesia Mayor diseñado con paneles de viruta de madera prensada, que cuelga creando dibujos y contribuye a que tanto el aislamiento como la acústica del templo sean excelentes.  iglesia san cosme

La planta semicircular del templo, configura un presbiterio de gran tamaño.

La capilla penitencial acoge un retablo barroco del siglo XVII de la Magdalena de Tudela. La Iglesia Mayor acoge un segundo retabalo, también barroco, de Nardués-Andurra, del siglo XVIII. Una escultura de Faustino Aizkorbe preside la puerta del sagrario.

Actualmente es en esta Parroquia donde se realizan todos los actos religiosos.

RETABLO MAYOR

Retablo purista, de la primera mitad de siglo XVII con una organizada estructura formada por un banco de pedestales y tableros, dos cuerpos de tres calles con columnas de fuste estriado y capitel corintio y un ático entre pilastras y aletones laterales, rematado en un frontón semicircular.

En las calles se alojan escenas en relieve, salvo la central ocupada por los santos titulares y el Calvario de bulto, todos ellos de muy tosca ejecución. En el banco se representa la Oración en el Huerto y el Prendimiento, entre los cuatro Evangelistas que decoran los pedestales.